10 dic. 2014

AB ORIGINE



Al capitalismo le interesa la democracia porque ágoras y parlamentos pueden ser adaptados a un mercado infinitamente más lucrativo que su ausencia, abocada a un régimen repartido entre el cuartel, el castillo y el monasterio. La democracia, por el contrario, puede habérselas sin un sistema económico emancipado de la política tangible, que es ajena por igual a las monsergas del valor añadido y los cambalaches fiduciarios; la democracia puede incluso funcionar, perfectamente, sin democracia.

Ignoramos dónde tienen sus raíces más profundas demasiadas facetas de la realidad que padecemos, pero conocemos bien el origen de otras que las élites económicas pretenden hacernos padecer como intrínsecas a la naturaleza de los vínculos humanos. Sabemos, por ejemplo, que el caos puede ser la fuente de un orden más elevado que cualquier organización montada sobre la fuerza del dogma o el dogma de la fuerza, como es la alabada libertad del zorro en el gallinero, y desde luego no podemos obviar que las formas mejor logradas de control mental hacia el que los amos del dinero están conduciendo a la población mundial nada tienen que ver con la evolución intelectual de nuestra especie... habida cuenta de que este aserto procede de un exponente anómalo de la misma: nosotros, que no mantenemos deudas ni con Dios ni con el Diablo, ni con la Tierra ni con la Humanidad, ni con el Estado ni con Wall Street, pues estamos más allá de la democracia y de la oligarquía, del capitalismo y del socialismo, del contrato social y de la revolución, de la fe y de la ciencia, de la verdad y de la mentira, de la cordura y de la locura, justo donde siempre hemos querido batallar: en el principio.

A punto de completar nuestra octava vuelta desde la partida, cerramos el círculo secreto de protrusiones. Hasta aquí hemos llegado.

8 dic. 2014

PÁRATE

Parado, párate ya. Pero de verdad. Toma tu metro cuadrado en la calle más céntrica, a la vista de todos, y ocúpalo tanto tiempo como puedas desocuparte de otras cosas. No interrumpas por interrumpir a los transeúntes ni sirvas de obstáculo deliberado a la actividad comercial: tu presencia en firme será sobrada molestia para sacudir a los ajetreados que aún se creen afortunados y a cuantos voltean la cabeza cuando una realidad incómoda les sale al paso.

Parado, párate sin que te importe la vergüenza que te ha crecido en la intimidad, se trata de una carga que no te corresponde asumir, ¡devuélvela al mundo! No permitas que la humillación a la que te ha empujado el actual régimen laboral se transforme en autocompasión. Abandona de una vez las sombras donde te escondes, tu fuerza radica en la visibilidad que el Estado teme encontrar materializada fuera de los cuentos y recuentos institucionales sobre la población que ha sido expulsada de las vías legales para obtener ingresos.

Parado, párate a la luz, que también te pertenece, y deja a las tinieblas fermentar el mal genio que quiere salir de tu oscuridad...

1 dic. 2014

CONEXIONISMO: LA NUEVA IDEOLOGÍA DE LA EXPLOTACIÓN

Para gestionar los asuntos generales, la democracia y el autoproclamado libre mercado pueden parecer instrumentos menos defectuosos que sus opuestos, pero puesto que su dinámica de funcionamiento, hipertrofiada en una recurrente chochez secular, los ha llevado a convertirse en fines para sí mismos, hemos de juzgarlos objetivos valetudinarios dignos de subversión.

"La vida es chula", reza un anuncio de trapillos para mozas ante el cual lo primero que nos preguntamos es quién será el chulo que trafica con esa chula, porque lo cierto es que nos hundimos anclados en una época férreamente intervencionista; no, desde luego, según el clásico concepto que se daba al intervencionismo desde la crítica liberal. La libertad, mero icono mediático, existe a condición de no usarla fuera de los canales previstos para desactivarla, y mientras en economía "hemos puesto una tecnología del siglo XXI al servicio de una ideología del siglo XIX" (Jack Dion), en política hemos subordinado las inquietudes del presente siglo a formas de organización decimonónicas, desde los parlamentos a los sindicatos, que en el mejor de los casos son cortinas de incienso para perfumar el último modelo de explotación. Nuestra era es intervencionista en tanto que todo está traspasado y condicionado por los intereses del gran capital; incluso los Estados son evaluados como productos bursátiles por agencias de calificación pagadas por inversores que se enriquecen directamente por el desmantelamiento de las instituciones civiles que, en teoría, deben ser soberanas. Como en cualquier coordenada geográfica el Estado se muestra cada vez más impotente para regular el mercado en aras de los ciudadanos cuyos derechos dice representar, es la economía la que controla de hecho al Estado y, desde este, a la población. Nadie puede, en consecuencia, confiarse a los Estados como paraguas contra la crisis, salvo que ignore que son los consejos supremos de los principales consorcios de empresas transnacionales los responsables de tomar las decisiones relevantes que la clase política de cada país, como dóciles ejecutivos o ejecutores en plantilla, se encarga de aplicar adaptando las reformas estructurales más polémicas a la retórica de las convenciones democráticas. El Estado ya no puede ser un obstáculo para los depredadores financieros, como aún proponen los izquierdistas, pues ha dejado de servir de barrera de contención contra los abusos de las élites para convertirse en su mayordomo. Los Estados gobiernan más que nunca para todos en los perjuicios, pero solo para unos pocos en los beneficios, y a esta servil manera de asegurar una redistribución viciada de miserias y riquezas deben la razón de su pervivencia.

La escasez por principio de los bienes producidos constituye la base del sistema de vida capitalista, que necesita, asimismo, crear burbujas de abundancia para que la movilización comercial de las masas no se estanque en uno de los extremos de la bipolaridad definida por su eje fundamental de simetría: acumular y desechar. Así, en un mundo repleto de placeres instantáneos y malestares eternos, la conectividad prorroga el hechizo de las apariencias mediante la ultraconducción de lo inmediato hacia lo que podría denominarse un nuevo consenso antropológico para el que resulta crucial apretar el nudo gordiano cibernético alrededor de las cabezas. Progresistas y retrógrados, globalistas y nacionalistas, hombres y mujeres, viejos ricos y jóvenes empobrecidos, todos ellos tienen en común su permeable entrega a la conexión. Donde el individuo, como un permanente abastecedor y consumidor de servicios, ya no es valorado en virtud de sus méritos personales sino en función de su versatilidad para imbricarse en las redes del negocio planetario que le exige, por encima de lo demás, la contorsión de ser competitivo contra sí mismo, lo único que cuenta es estar en la primera alineación de los alienados. Cada ser debe estar hipervinculado a los acontecimientos, prisionero de un entrelazamiento creciente a través del cual lo íntimo y lo público, como lo cercano y lo remoto o lo genuino y lo adulterado, se confunden impúdicamente en una competición universal de narcisismos cómplices de participar en la trama del mismo guión, una historia atenazada por el desajuste surgido entre el apresuramiento ilimitado y las fracturas de una mente temerosa de volverse incapaz de asimilar los cambios al ritmo requerido para ser operativa, lo que da lugar a una riada de errores convergentes que ha adquirido los rasgos propios de la fatalidad. Sin embargo, se trata de un destino colectivo que se revela postizo frente al riesgo emergente de ser superado por fuentes alternativas de producción y distribución de sentido, de ahí que a los poseedores de los mayores medios para remozar el absurdo reinante no les tiemble el pulso a la hora de dictar leyes enfocadas a criminalizar a los desmandados que, desde el planteamiento puro de la dura realidad, logran desnudar a los verdaderos criminales: aquellos que empiezan a perder poder por falta de imaginación para enmascarar el alto coste, humano y material, de seguir inflando el crédito de su falsedad.

Recordamos, con Orwell, que "en una época de universal engaño, decir la verdad constituye un acto revolucionario".

5 nov. 2014

ENTRE CASTAS ANDA EL JUEGO

Entre castas y cacas anda y con más de un felino encerrado, mal que les pese a quienes ven solamente aleteos de cisnes negros.

Una nueva desmesura no corrige la anterior, a lo sumo la suplanta, y fue así como el método ilustrado de poda al que cedió su nombre de campaña el doctor Guillotin ensayó una respuesta consecuente a los excesos del rococó, anotación que hacemos sin dejar de advertir que señalar las causas de un acontecimiento no significa justificar o tratar de cohonestar sus resultados, pues la interpretación de un suceso es independiente del uso que se haga de ella.

Con la inminente ruptura del bipartidismo setentayochista en España tras la canalización del descontento social en la formación Podemos, asistimos como no se recordaba a un fenómeno histórico de reacción frente al papel residual reservado a los ciudadanos, que entregados al enardecimiento provocado por emociones largo tiempo reprimidas y, sobre todo, defectuosamente vertebradas fuera de los ámbitos más beligerantes contra el régimen, ahora se aderezan con expectativas favorables a una regeneración política que quizá vuelva a saludarnos desde lejos, es la costumbre que estila al asomarse por aquí.

A medida que se produce un desenmascaramiento inusitado de las partes más podridas del Estado desde el interior del propio Estado, y la apertura de algunas cloacas abastece al poder mediático de escándalos mantenidos en conserva a la espera del fulminante adecuado, Podemos experimenta un auge sin precedentes en los anales de la más o menos decorativa, y desde luego esperpéntica, democracia española. No vamos a ser menos escépticos que la marioneta Roosevelt en su momento, y si él pudo opinar que "en la política nada ocurre por casualidad. Si algo sucede, se puede estar seguro de que ha sido planeado", nosotros no estamos dispuestos a tomar por excepciones lo que más bien tiene tufo de ser una pompa de discrepancia que reventará, como las demás, cuando haya cumplido su misión. ¿Cuál es su cometido? A la vista del previsible éxito que muchos consideran nefasto para sus cochinas formas de prosperar, sin perder tampoco la evidencia de los abalorios expuestos en el documento que el partido cachorro presentó como programa para el rodeo europeo —donde resume a la perfección su deuda de origen con negritas que proclaman libertad, igualdad, fraternidad—, la función que este frente en clave popular tutelado por el Equipo Técnico ha venido a desempeñar no es tanto el empoderamiento de la población desprovista de soberanía como pasar el antivirus al orden vigente, que una vez saneado excusará como catastrófica la necesidad de iniciar el proceso constituyente de otro sistema operativo. Sí, estamos vaticinando: aunque sus bases quisieran, Podemos no va a tumbar el árbol carcomido, lo sostendrá hasta que las tareas de refuerzo y corrección permitan a la hegemonía que nadie ha elegido en las urnas, además de conservar intacta la arquitectura fundamental del tinglado, reactivar el consenso con un rédito superior al que haya obtenido nunca mediante la fuerza carismática de los tribunos de la plebe. En este sentido, los sondeos que cualquiera puede hacer entre sus conocidos revelan que una parte considerable de los abstencionistas habituales votarán a o contra Podemos en las próximas elecciones generales; dicho de otro modo, participarán por convencimiento en lo que antes les causaba pura desafección. No es mala metáfora la del voto vudú del analista que postula la utilidad coyuntural del mercado electoral "para castigar a los políticos corruptos y restaurar la igualdad política", pero no deja de ser una imagen sin fuste; a nosotros nos parece más juiciosa la suspicacia de los anarcas fieles a la lucidez de maldecir, empezando por los parlamentos, las creencias progresistas, más cabal el humor irreverente de nuestro interlocutor en el desapego y dignas de estimación, por lo representativas de un estado anímico muy extendido, las observaciones hechas por articulistas que coquetean con el librepensamiento.

Como la casta instalada está impidiendo la expansión y buena marcha de los negocios que no les rinden pleitesía, es comprensible que individuos procedentes de capas lo bastante elevadas para no ser sociológica y culturalmente sospechosos de simpatías populistas hayan apostado y apuesten por Podemos para despejar el campo de juego. Para ellos, es perentorio limpiar la casa, no vaya a ser que se hunda bajo la presión de la basura acumulada entre sus paredes. En la estrategia real, de la que nada se cacarea en público, todos los contendientes con un mínimo de astucia obedecen a las directrices de una agenda oculta que, por supuesto, no se somete a improvisaciones ni plebiscitos. El matrimonio de conveniencia surgido entre zorros, gatos y otros animales interesados en remozar el hábitat doméstico puede dar de sí lo suficiente para echar a las ratas que parecen haberse adueñado de todo incluso al precio de arruinar su valor, pero no será una amenaza para la granja ni su modelo de producción. Al contrario. Es, oportunamente, gracias a esta convergencia entre distintas clases de disconformidad que el caso español, a diferencia de la receta aplicada en otras naciones castigadas por el fraude de la crisis, ofrece a las tecnocracias un recurso menos siniestro para salvarse de la quema que los comandos de patanes hambrientos de pan y circos patrióticos.

5 ago. 2014

EUROPA AGÓNICA

Alrededor y dentro de nuestras fronteras, deseosos de vernos reducidos a humeantes despojos, sarracenos y judeocristianos, apóstoles ambos de la barbarie contra los valores clásicos que son la chispa de la civilización, rivalizan entre sí porque comparten la psicología de aferrarse a la aspereza de sus dogmas de establo, donde una vitalidad anquilosada en la estrechez de miras todavía les sirve como carro de combate en los revueltos campos del choque cultural. En la Europa de este cochambroso presente, era del vacío la llaman algunos sociólogos, el problema subyacente no es el nihilismo en sí, que al menos desde Jünger comprendimos como un estímulo creador susceptible de ser disciplinado, sino la incapacidad generalizada de los occidentales (arriba, en medio y abajo) para tomar itinerarios depurados del fanatismo de lo rancio y de la penitencia de lo espurio, unida a la flaqueza para aceptar los desafíos de la nada sin ceder tan blandamente al espanto de entrar en contacto con la descomposición de los viejos mitos tribales, pues sin ese horror al vacío que es moneda de cambio universal y factor determinante de nuestro suicidio colectivo no se explica la ansiedad, transversal a las capas sociales, que nos mantiene atrapados en la efervescencia de llenarlo todo a cualquier precio produciendo por doquier avalanchas de objetos y sujetos basura, que serán el combustible del próximo, quizá inminente holocausto.